Parcial Domiciliario

Julia Fullerton Batten - Prava (The Bird Boy), 2008
Denotación: Un espacio interior, con un empapelado floral y friso de madera oscura, un piso de otro tipo de madera, una ventana con rejas amplias, una chimenea y dos sillones (uno de tres cuerpos, con tapiz beige claro, y otro individual, blanco y floreado) más una pequeña banqueta a un lado del sillón más grande como únicos muebles que lo revisten. Todo está sucio y descuidado. Del techo cuelgan siete jaulas para pájaros, mientras que otras dos se encuentran en el suelo y otra más se apoya en la banqueta, todas de diferentes modelos y tamaños. Las aves están dispersas por todo el lugar, posadas sobre las jaulas, los sillones o sobre el friso. En el centro de la escena, un niño vestido con prendas también sucias y un tanto estropeadas, descalzo, sostiene entre ambas manos un pájaro de color verde. 
Connotación: Un niño se encuentra en la vieja sala de estar de la casa que compartía con su familia. Aquel lugar que alguna vez fue un cálido hogar se ha convertido en su propio fantasma. Reina la ausencia, la desolación, la tristeza. Él, abandonado, olvidado y perdido, parece pensar en algo. Tal vez recuerde aquel tiempo en el que fue feliz. Quizás intente borrar sus penas contemplando a sus pájaros, viéndolos volar más alto de lo que él jamás podría, pero tal vez tema que se alejen demasiado y nunca vuelvan. Ese miedo a perderlos lo obliga a condenarlos al encierro junto con él. El tiempo pasa y cuanto más pasa su confusión se hace más grande. Aún espera por su libertad, sin saber que su único impedimento no es más que producto de su imaginación.
Procedimientos de connotación:
·     Trucaje: Algunas de las aves fueron colocadas digitalmente en una posición y un sector del cuadro particulares, con la intención de no abandonar la apariencia real e inmotivada de la pose de los animales al momento de producirse la foto.

·     Pose: En este caso me concentré en la pose del niño. A través de ella se construyen conceptos tales como fragilidad, inocencia o desamparo, pudiéndose asimilar con la imagen de quien pide algo con misericordia, tanto por la postura un tanto encorvada, identificable por la curvatura de sus rodillas, como por la posición de sus manos y su mirada desoladora, perdida en la esperanza. Eso que parece suplicar no tendría que ver con algo tangible o de valor material, sino más bien con aquello que posiblemente le haya sido arrebatado o que él mismo dejó atrás: el amor o el recuerdo de su familia, un propósito en la vida, su dignidad o su propia libertad. El hecho de que apenas sea un niño también influye en la percepción de su persona dentro del contexto planteado, puesto que la carga psicológica con la que parece lidiar se hace más lamentable cuando se repara en que aún no ha vivido lo suficiente, y que ese momento particular de su vida debería ser uno de los más felices y memorables.     

·  Objeto: En primera instancia, la ambientación de la escena en su conjunto, mediante de la disposición de los objetos, alude a la idea de un espacio de reunión familiar, un lugar cálido y acogedor. Luego, por el deterioro de los pisos, de las paredes empapeladas y especialmente de los sillones, además del aspecto inhóspito que adopta por la suciedad de las aves, se introduce la concepción de que hace tiempo permanece abandonado, y que ahora no sólo no trasmite aquella sensación afable, sino que produce su sentido contrario, el de un ambiente indigno, despreciable, y con esa nueva idea rodea y construye la imagen del niño.
Otro factor fundamental es la presencia de los pájaros, símbolo de libertad por excelencia, que en este caso actúa como elemento contradictorio. Si bien los animales se encuentran fuera de sus jaulas, como una primera manifestación de su rebeldía contra el encierro, siguen atrapados en ese espacio aún más asfixiante, otro aspecto que se construye con la ventana cerrada y sus vidrios opacos de suciedad que nublan la visión hacia el exterior. De esta forma se logra introducir una sensación de angustia y ofuscación que nuevamente se contrapone con la actitud pasiva y abstraída del chico en el centro.        
                     
·   Fotogenia: Se perciben tres fuentes principales de iluminación artificial y blanda que varían en intensidad. La más potente, aunque difusa, invade la mayor parte del escenario desde fuera del decorado, entrando por derecha en el hueco de la ventana, y proporciona una ambientación lumínica tenue, uniforme y levemente fría, jugando con la creación de sombras suaves y a la vez perturbadoras. Sin embargo el efecto logra naturalizarse, siendo semejante al de la luz solar en un día nublado. Se distingue una segunda luz mucho más sutil que proviene desde el frente y completa la atmósfera nebulosa que envuelve al personaje. La tercera fuente es más puntual, dirigida al rostro del niño. Ésta última acentúa su expresión absorta, descubre su mirar casi inconsciente.
  
·     Esteticismo: No fue utilizado.


·     Sintaxis: En esta imagen pueden leerse ambos tipos de sintaxis. La primera, isotópica, construye una coherencia semántica mediante los elementos que en su conjunto dan cuenta de un espacio familiar, hogareño (sillones, chimenea, alfombra estampada, banqueta, paredes empapeladas con un motivo floral estándar), que además se encuentra totalmente descuidado, abandonado y olvidado, más la figura del niño de expresión alelada, que sumado a la composición anterior produce la misma sensación desolada. La segunda categoría sintagmática, alotópica, se basa en el contraste de sentidos provocado por la totalidad de elementos mencionados en relación a las figuras de los pájaros, que por otro lado se destacan del fondo con tonos más vibrantes. El aparente desconcierto que introducen estos animales como símbolos en el contexto construido invita a elaborar un significado particular por parte del espectador. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Trabajo práctico N° 1 "Díptico fotográfico"

Trabajo práctico N° 2 "Puesta en escena"

Trabajo práctico N°4 "Abordaje ficcional"